Abrimos las aplicaciones para revendedores en América Latina.
¡Aplica con tu empresa ahora!

Blog

Novedades, Tendencias, Marketing, Wi-Fi, Tecnología y Negocios. ¡No te pierdas ninguna publicación!

Esa sensación inexplicable que sentimos cada viernes por la tarde al salir de la oficina —o al concluir con cualquiera sea nuestra última actividad de la rutina semanal— es lo que quiere transmitir TGI Friday’s cuando alguien entra a uno de sus locales, no importa el día que sea. Generalmente, ese momento queremos compartirlo entre amigos, familia, nuestra pareja e, incluso, en una primera cita. Disfrutar de buenos tragos, los más deliciosos platos nuevos y clásicos de la cocina norteamericana, en un ambiente cálido y divertido, suena a un plan redondo.

Era el año 1990 y Alain Coumont abría un modesto local en Bruselas, cuando todavía la comida orgánica no se había convertido en una tendencia gastronómica. Entre las reminiscencias de su infancia, los cuencos que calientan las manos con las bebidas de su interior y las hogazas de pan hechas con harina de trigo orgánica molida en piedra, sal marina y agua con masa madre, volvieron a tomar forma en este proyecto.

Si alguien sabe cómo fidelizar al cliente, definitivamente es La Guitarrita. La mítica pizzería que fundaron en el barrio de Belgrano Mario Boyé y René Pontoni, ídolos futboleros de las décadas del ‘40 y ’50, sostiene desde hace más de cinco décadas la misma pasión a través de las diferentes generaciones que se sentaron en sus mesas. Alrededor de la pizza a la piedra elaborada en hornos de leña, crearon lo que se convirtió en una tradición familiar.